La psicología de la moda

 

Pese a que ya las culturas más primitivas empleaban sus ropajes y complementos para diferenciar sus actividades: cazar, negociar con la tribu colindante o casarse, no fue hasta la aparición de la revista Journal des Femmes en la Francia de 1759, cuando el interés por la moda comenzó a crecer de forma exponencial. Pero el asunto resulta menos superficial de lo que podríamos pensar.

Karen Pine, profesora de Psicología del Desarrollo en la Universidad de Hertfordshire (Inglaterra), pidió a un grupo de alumnos que fueran a clase vestidos con la camiseta de Superman. Sólo con eso, sus pensamientos cambiaron. De hecho, decían sentirse superiores al resto de estudiantes. Y también más fuertes.

Barbara Fredrickson, profesora de Psicología en la Universidad de Carolina del Norte, demostró con otro experimento que las mujeres que realizaron un examen de matemáticas en bañador obtuvieron peores resultados que las que se examinaron vestidas con un suéter.

Al parecer, la ropa que llevamos puesta ejerce una innegable influencia sobre nuestros procesos psicológicos, nuestros recuerdos y nuestros sentimientos. A esto se le llama “cognición investida”. Además, nuestro atuendo tiene un significado simbólico. Los estudios confirman que adoptamos las características que asociamos a esa prenda y esto tiene realmente el poder de cambiar la forma en que pensamos. Otro estudio confirmó que el 70% de la gente que experimenta estados de tristeza utiliza preferentemente pantalones vaqueros y camiseta o jersey amplios. La tristeza invita a elegir ropa holgada que esconde el cuerpo, cosa que no sucede cuando la persona está feliz. El 72% de las personas usan su prenda o complementos favoritos cuando están contentas.

También se ha analizado cómo «vestir para el éxito». Ser vistos como creíbles, profesionales y con autoridad determina en gran medida cómo nos perciben los demás y en qué medida nos dan credibilidad.

Pero ¿quién decide qué va a ponerse de moda? Según el sociólogo Malcom Gladwell la respuesta se basa en el principio del 80/20. Con ello se refiere a que en la mayoría de las poblaciones hay un 20% de criminales que comete el 80% de todos los delitos. El 20% de los motoristas provoca el 80% de todos los accidentes. El 20% de bebedores de cerveza consumen ellos solos el 80% de toda la cerveza. Es decir, que unas pocas personas influyen mucho más que otras. Y cuando hablamos de tendencias, existen también sujetos, denominados mavens que marcan las modas. Los mavens mantienen una conducta social poco usual: les gusta relacionarse con muchas personas diferentes mediante interacciones breves, y son capaces de convencerles de casi cualquier cosa. Según parece, ellos son quienes definen lo que querremos vestir la próxima primavera.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Nuestro blog

Depedencia emocional o afectiva en la pareja

¿Tienes una dependencia afectiva?

Según  un estudio realizado en la facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo, las adicciones afectivas afectan al 8% de la población de manera

¿Tienes alguna consulta?

Páginas amigas

Cerrar menú