Tratamiento de la adicción al alcohol

El tratamiento de la adicción al alcohol, es uno de los casos más recurrentes en los centros de desintoxicación. El alcoholismo es una dependencia física que genera un fuerte deseo y necesidad por consumir alcohol. 

Podemos así definir al alcohólico como un individuo que ha perdido el control sobre la sustancia, que es incapaz de abstenerse, que necesita beber más para mantener la adicción, olvidar, anestesiar conflictos o disolverlos en alcohol (tensiones, contradicciones, insatisfacciones, miedos, fracasos etc.).

Para determinar que una persona tiene una adicción al alcohol debe manifestar uno o varios de los siguientes síntomas o indicadores de forma constante durante un tiempo:

  • Deseo incontrolable por consumir.
  • Incapacidad para detener y reducir el consumo.
  • Consume en solitario o evita que otras personas se percaten de su conducta.
  • Dolor físico, malestar o cambios de humor cuando no consume. (Síndrome de abstinencia)
  • Ha desarrollado tolerancia, por lo que debe ingerir una cantidad cada vez mayor para lograr el estado deseado.
  • Deterioro cognitivo como lagunas mentales, pérdida de memoria o lapsus. 
  • Problemas de salud asociados al consumo excesivo del alcohol como desnutrición, cirrosis, daño hepático. 
  • Problemas psicológicos asociados al consumo de alcohol como depresión, ansiedad.
  • Minimiza el consumo mintiendo acerca de la cantidad que realmente consume.
  • Deterioro de diferentes áreas de la persona como el aspecto físico, la relación familiar, bajo rendimiento laboral o escolar.
  • Consume alcohol fuera de las actividades lúdicas.
  • Presenta conductas agresivas durante la ingesta de la sustancia.
  • Busca situaciones de riesgo bajo los efectos de la sustancia como relaciones sexuales sin precaución, conducir en estado de embriaguez.

Estadísticas sobre el consumo de alcohol en españa

Según los estudios, el alcohol, es la quinta causa de muerte y discapacidad en el mundo. En España hay aproximadamente entre 200.000 y 300.000 alcohólicos, de los cuales sólo uno de cada diez acude a tratamiento. Se trata de una enfermedad compleja; tengamos en cuenta que, incluso antes de probar la primera copa, un adicto comienza a liberar dopamina en su cerebro. A su vez, la dopamina es un neurotransmisor relacionado con la socialización, la activación, la sensación de recompensa, y otros efectos placenteros.

Información adicional

Nuestra metodología de trabajo.

Las últimas investigaciones han logrado nuevos tratamientos para la adicción

Cerrar menú